Las mejores bodas del cine

En el cine todo es más mágico y especial. La iluminación y la banda sonora ayudan a la hora de hacer que todo sea mucho mejor. Sin embargo, todos sabemos en la clave está en poder repetir las tomas, ¡Una y otra vez! ¿Os imagináis al sacerdote repitiendo la munición de entrada porque no le ha salido bien? ¿Al concejal repitiendo el discurso para sonar más emotivo? ¡Corten!

Como sabemos que en las bodas de carne y hueso todo sucede casi sin que nos demos cuenta -ahí es donde reside la verdadera magia de ese-día-especial- hoy os dejamos con tres pelis en las que no todo es magia ni damas de honor emocionadas. A veces el cine trata de ofrecer una imagen nupcial más real, cómica y en la que no todo es lo que parece.

Mi gran Boda griega (Joel Zwick, 2002)

Este clásicos de principios de siglo no sólo fue la quinta película más taquillera de Estados Unidos durante el año de su estreno, sino que sentó las bases de cómo debe ser una boda de película: un completo desastre con el que es prácticamente imposible no reírse.
Boda griega

Esta historia multicultural en la que Toula es una joven criada en una familia griega muy tradicional. Cuando conoce a Ian y decide casarse con él, tiene que pelear para conciliar las costumbres de su país con las americanas.

Novia a la fuga (Garry Marshall, 1999)

Julia Roberts y Richard Gere se vuelven a encontrar tras las cámaras 9 años después del éxito de Pretty Woman. Aunque Novia a la Fuga no tuvo tanto éxito entre público y crítica, la película ha trascendido como un icono del cine romántico, no por las bodas de cuento de hadas, sino por todo lo contrario. No queremos hacer spoiler, pero el nombre de la peli dice mucho...novia fuga

Un periodista decide investigar el caso de una chica que ha dejado plantados en el altar a sus últimos cuatro pretendientes. ¿Coincidencia? ¿Patología? La película comienza con Julia Roberts escapando de uno de sus posibles maridos. No tiene desperdicio.

La boda de mi mejor amiga (Paul Feig, 2011)

Esta máquina taquillera añadió el toque gamberro y adolescente al cine nupcial.  Sumando una recaudación total de $288.383.523 a lo largo del mundo, la cinta dirigida por Feig y que en su primer borrador se tituló Dama de honor, es ya un clásico contemporáneo.

la-boda-de-mi-mejor-amiga-cartel

En esta boda, la novia es lo de menos. La protagonista ve en enlace la oportunidad de hacer algo bueno con su vida, una cuasi redención con la que salir del pozo en el que se haya inmersa.

 

Si quieres una boda de película...¡Te esperamos en Jardines de las Tinajas!

Leave a Reply